19 ene. 2017

Abiertas pero con límites

Hoy me gustaría abrir debate sobre una tendencia que ha llegado llamando fuerte a nuestras puertas (los programas de reformas de la cadena Divinity han colaborado mucho a ello) y de la que yo tengo ciertas dudas: cocinas totalmente abiertas en nuestras casas. Vengo como os digo, con dudas y también con una opción a medio camino que me parece que funciona mejor y que tiene más ventajas que inconvenientes. Me refiero a separar con un cerramiento acristalado.


Vía El Mueble


La cocina abierta a el salón - comedor, es una solución estética que nos ha conquistado por su novedad, sobre todo en un país como es el nuestro, en el que la "distribución tipo" de una vivienda valora, normalmente mucho más, el número de habitaciones "cerradas" por encima de la versatilidad y el espacio útil. 
Peeero, no porque sea original, atractivo y esté de moda tiene que adaptarse a nosotros y a nuestro estilo de vida, que creo que es lo que nos va a pasar a una gran mayoría si nos decidimos por una cocina totalmente abierta.
Lo ideal, o eso creo yo, es coger todo lo bueno que tiene este concepto: amplitud, luz, vida familiar, optimización del espacio...pero adptándolo a nuestra cultura, nuestros tiempos y forma de vida, con soluciones como el cerramiento acristalado



Vía El Mueble

A efectos estéticos es una solución ideal, que se puede adaptar fácilmente a diferentes estilos decorativos y en cuanto a practicidad, salvo por el aspecto económico, pienso que todo son ventajas:

  • Comunica visualmente los espacios, aportando luz y ampliando el espacio
  • Nos da la posibilidad de, según las necesidades, mantener la cocina cerrada o abierta, ya sea de forma total si el cerramiento es de suelo a techo y practicable, o de forma parcial si es a media altura.
  • Aisla de olores, ruidos y de la humedad y grasa que se desprende al cocinar.
  • Las posibilidades estéticas son muy amplias, muy versátiles en cuanto a su diseño y estilos decorativos ya que podemos jugar tanto en el color como con los materiales del mismo, hierro, madera, aluminio...

Vía El Mueble

Vía Crazy MaryDeulonder

Vía Live Journal, Delounder

Vía Cotemaison.fr

Vía Hermanas Bolena

Ahora me gustaría saber vuestra opinión: ¿creéis que son más las ventajas o los inconvenientes que tiene una cocina completamente abierta? Sí la tenéis me gustaría que compartieseis vuestra experiencia...yo ya me he pronunciado, creo que mejor abierta pero con límites ;)

¡Nos leemos!


2 comentarios :

  1. Yo, comparto tu opinión. Pero además te comento que yo no quiero una cocina abierta al salón. Ya la he tenido y es un desastre, para mí.

    No solo los olores, que por muy buena extracción que tengas, siempre quedan pegados a los materiales de alguna manera. Sino porque, yo no sé si las personas que tienen la cocina abierta al salón, de verdad cocinan su desayuno, almuerzo y cena en su casa a diario. Yo sí, son pocas las veces que como fuera de casa y, la verdad es que mi cocina nunca está impecable. Eso solo solo ocurre los días de limpieza. El resto del tiempo siempre hay algo de loza o un poco de desorden en la encimera. Y en los años que tengo, es lo habitual en todas las cocinas que he visto, de toda la gente que conozco.

    Así que, no sé. O no les molesta esa situación o realmente no dan a la cocina el uso que yo le doy a diario. Para mí es un inconveniente. Además, me encantan las cocinas con comedor, amplias, grandes, donde cocinar y tener cerca a amigos y familia y poder llevar todo de la encimera a la mesa. Como en las casas de mis abuelos: una gran cocina con una gran mesa. El salón es para actividades diferentes y me gusta así. Ni si quiera contemplo un cerramiento transparente, quizá sí uno traslúcido, pero tendría que estudiarlo.

    Así vivo yo, y mi casa, desde luego, tiene que facilitarlo.

    Un abrazo, Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tienes, Nazaret, la mejor opción sin duda una cocina amplia con una gran mesa...pero dificil de tener. Pienso como tú, en una casa en la que se cocina tres veces al día (también es mi caso), tener siempre la cocina de revista en complicado, aun así lo que más incomodo veo es lo de los olores. Yo sí me decidiría por el cerramiento de cristal, al menos hasta que pueda tener una cocina como la de tu abuela ;)
      Un beso, salá!

      Eliminar