12 ene. 2017

¿Hablamos de Slow-deco?

Después de las Navidades estamos saturados, y no sólo en lo relacionado con la comida, que también, lo estamos en muchos aspectos y uno de ellos es el decorativo. Nuestras casas se han llenado de decoración, de colores, de sonidos, de olores...y aunque todo eso tiene una parte positiva también puede provocar que nuestros hogares dejen de ser ese lugar sereno y confortable que nos acoja y sea nuestro refugio tras una jornada de trabajo.

Cierto es que no todos buscamos esa calma y sosiego cuando planificamos nuestras casas, pero es interesante saber lo que una Slow-deco puede aportarnos en el día a día y cómo podemos llegar a conseguirla.  

Slow Deco
Imagen vía


La apariencia

Este tipo de decoración se caracteriza por una paleta de colores neutros y en las que se trabaja con una gamas cromáticas muy compensadas. Usar distintos tonos de una misma gama hará que la vista fluya, pudiendo pasar de un elemento a otro sin contrastes bruscos y dándonos mayor sensación de amplitud y orden.
Con una base muy clara, este estilo nos puede recordar mucho al nórdico, pero se diferencia en que es mucho más cálido y acogedor.


Slow Deco
Imagen vía


En cuanto a los materiales se decanta por los acabados naturales: maderas lavadas, decapadas, fibras naturales y piedra. Acabados confortables que nos arropen con sus texturas, evocando lo artesanal y lo creado con mimo.
Incluir piezas recuperadas, que nos transmitan sensaciones hará que evoquemos personas e historias, lo que potenciará la sensación de hogar.


Slow Deco
Imagen vía

El uso

Una casa slow está diseñada para fomentar un estilo de vida relajado por lo que será prioritario la creación de ambientes en los que llevar a cabo esas actividades que nos hacen escapar de la rutina: rincones de lectura, baños confortables en los que relajarse con un buen baño, dormitorios con textiles de esos que invitan a acurrucarse, mesas en las que tener sobremesas interminables...


Slow Deco
Imagen vía

No recargar el espacio será imprescindible para recrear esa atmósfera relajada, cuidar la iluminación, potenciar la luz natural y distribuir los diferentes ambientes  para que la comunicación entre estos sea fluida.
No se trata de decorar por decorar, se trata de ir poco a poco construyendo un espacio en el que nos encontremos a gusto porque cumple con nuestros requisitos tanto estéticos como funcionales.


Slow Deco
Imagen vía

El efecto

Más que un estilo de decoración podríamos hablar de una actitud hacia nuestro hogar; se trata de mimar nuestro entorno para de esa manera mimarnos a nosotros. El orden, el tener cubiertas nuestras necesidades conforme a nuestro modo de vida, el rodearnos de objetos que nos transmitan...nos ayudará a sentirnos relajados, a sentir nuestra casa confortable y a sonreír :)


Slow Deco
Imagen vía


Ainns, yo me he relajado sólo de ver las fotos!
Me apunto sin duda a la moda slow, ¿y vosotros?

¡Nos leemos!


2 comentarios :

  1. Que calma transmiten los espacios ligeros como los que nos traes hoy Eva, me encantan. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Nazaret...este estilo de decoración relaja sólo con verla :)

    ResponderEliminar